Las medidas de seguridad extremas de ‘Mask Singer’ para evitar filtraciones

Con estas medidas y protocolos de seguridad extremos consigue el programa 'Mask Singer' proteger el secreto mejor guardado de la televisión.

Mask Singer‘ tiene el secreto mejor guardado de la televisión: la identidad de los doce personajes famosos que se ocultan tras las máscaras del programa. El programa no se realiza en directo, se graba con anterioridad, por lo que el reto de mantener este secreto es todavía mayor. ¿Cómo se consigue? Estas son sus medidas de seguridad extremas que han desvelado cadena y productora en notas de prensa o entrevistas.

El transporte del famoso desde su casa hasta el plató

El transporte de los famosos hasta el plató del programa es muy diferente a lo habitual. Siempre los lleva el mismo conductor y no conoce el lugar de recogida hasta pocas horas antes de ese momento. Recibe la ubicación, llega al lugar, y ahí aparca y cierra la furgoneta, guarda las llaves en una pequeña caja con un código sobre una de las manillas, y se aleja.

En ese momento, avisa al famoso para que sepa que ya puede montarse en el vehículo indicándole el código para abrir la caja y coger la llave. De esta forma no lo ve llegar ni sabe de quién se trata. Una vez dentro, el famoso y su equipo se ponen una sudadera con el texto ‘No hables conmigo’ y un casco para ocultar su identidad. No hablan en ningún momento con el conductor y se comunican con él mediante una pizarra.

La llegada al plató y el camino hacia el búnker

Una vez llega a plató, el famoso es conducido hacia el «búnker». Este trayecto se hace con grandes medidas de seguridad para que nadie descubra su identidad. En todo momento va con su casco para ocultar su identidad, como demuestran las imágenes.

Solo las personas que lo necesitan de manera imprescindible tienen acceso al búnker donde se encuentran los famosos. El resto de personas no pueden acceder. Este acceso se limita mediante pulseras, y no todo el equipo del programa tiene acceso a esa zona.

El control en el búnker es muy estricto y se han instalado 8 camerinos para el día en el que coinciden el máximo de máscaras.

El público tiene que guardar sus móviles en bolsas

Al acceder, el público tiene que guardar sus móviles en unas bolsas especiales que impiden su utilización mientras están en el interior del plató. Además, antes del momento en el que la máscara es desvelada, el público sale del plató y son miembros del equipo reducido imprescindible que tiene que estar los que se sitúan en su lugar para grabar esa parte final. A veces, con pelucas o similar. Es algo que se ha hecho también en el resto de países.

La comunicación del equipo con los famosos

Los miembros del equipo no hablan directamente con los famosos, solo lo hace el director. De hecho, están tan comprometidos con este secretismo que si perciben que el famoso se dirige a ellos para preguntarles algo, los paran. No quieren saber quién se oculta bajo las máscaras para no perder la magia del formato.

Además, en la zona de camerinos hay miembros de seguridad para vigilar que en ningún momento se desvele la identidad ni nadie acceda a ellos. Solo el maquillador encargado de maquillarlos, o las personas encargadas de vestuario para colocar sus máscaras tienen trato directo con ellos. Para el resto de personas, la comunicación con ellos es sin contacto: por ejemplo, dejando una bandeja en la puerta de sus camerinos.

El bluetooth de los móviles, desactivado

La seguridad se cuida en cada detalle. Los teléfonos móviles del equipo, famosos y sus equipos deben tener el bluetooth desactivado para evitar que se puedan detectar unos a otros y desvelar la identidad de esta manera. Este y otros detalles los explicó Nathalie García, CEO de Fremantle, en la rueda de prensa.

Contratos de confidencialidad

Además de tener un equipo «ultrareducido» y ser siempre las mismas personas, esas personas que sí saben quiénes son las máscaras han tenido que firmar un contrato de confidencialidad «muy bestia». Esto no es solo por los propios famosos sino también por sus entornos o equipos.

Arturo Valls decía en una entrevista que sumando todas las personas que conocen las identidades de las máscaras, serían poco más de diez. De hecho, los redactores que se encargan de generar las pistas para los programas lo hacen a ciegas, sin saber a qué famoso corresponde. Y, por tanto, sin conocer sus identidades.

Muchas de estas medidas las explicó Gloria Serra en un especial ‘Equipo de investigación’

Gloria Serra protagonizó un especial ‘Equipo de investigación’ para mostrar algunas de estas medidas de seguridad con imágenes reales de la grabación del programa.